Emprendimiento y buenos deseos.

Hola a ti que me lees.

Antes que nada, gracias por tomarte el tiempo de leer esto que de una u otra manera busco expresar.

Es de madrugada, es uno de esos momentos donde te pones a analizar la vida y el rumbo que va tomando la tuya.

Desde hace un par de años me he acercado un poco al mundo de los emprendedores y las startups, he asistido a algunos eventos y pláticas sobre el tema, buscando encontrar información de como fue que comenzaron y cual fue el momento en el que dijeron «¡Hey, creo que esta idea es la correcta!». Sigo sin saberlo.

Entiendo que no es un sendero sencillo. El camino al éxito está lleno de tropiezos y altibajos. Comprendo que la gente que lo ha logrado casi nunca empieza su historia con una mención a su buena fortuna y de como conquistaron un nicho de mercado desde el sillón de su casa. Simplemente así no es el mundo.

En verdad, encontrar una idea clave y resolver un problema «común y silvestre» no es cosa sencilla.

No todas las redes sociales son Facebook, no todos los juegos son Angry Birds, no todos los buscadores son Google.

Y es que creo haber tenido un par de ideas casi lo suficientemente buenas como para considerar empezar a desarrollarlas, pero ese es el problema… Son CASI lo suficientemente buenas… Y al final ni yo mismo me convenzo de que esa es una solución efectiva, aunque realmente no puedes solucionar todos los problemas con una app para tu teléfono o una página web.

Admito que una idea que siempre me ha llamado la atención es la de aportar algo al mundo. Ayudar a la gente. Brindar algo a la sociedad.
Me preocupa la pobreza en el mundo. Me preocupa el hambre de la gente.
Y sé que no soy el Dalai Lama o la Madre Teresa de Calcuta, pero aun así, siempre he querido ayudar (Aunque a veces sea económicamente complicado hacerlo…).

Quizá el que los usuarios tengan un dispositivo tecnológico en sus manos es solo una herramienta para esto.
Quizá existe alguna forma de hacer que las personas se ayuden entre si.
Quizá solo he estado distraído y no he encontrado la relación entre el éxito personal, el éxito académico, la filantropía y la independencia económica.
Quizá solo tenía ganas de escribir…

Pero ¿Quién sabe…?
Como sea, espero no tardar mucho en empezar a generar y repartir bolsas enormes de dinero. Jejeje…